martes, 9 de diciembre de 2014

El otro mensaje de Dersu Uzala

                                                                  
1902. El explorador militar Vladimir Arsenyev inicia una expedición a través de la zona de Ussuri, en el extremo Este de Siberia con el objetivo de delimitar las fronteras de una zona que había sido adquirida por los rusos años atrás, pero que permanecía inexplorada y salvaje. Durante cinco años Arsenyev y su grupo es guiado a través de la estepa por un indígena de la tribu Goldi, Dersu Uzala. Los Goldi, como otras tribus Nanai, practican el chamanismo. Veneran animales como el oso o el tigre, y otorgan vida propia al sol, la luna, las montañas, los bosques o los ríos.


                                                                         
dersu uzala


En 1923 se publica el libro de Arsenyev cuyo título corresponde al nombre de su guía. Décadas más tarde se filmarían dos películas, una en 1961 y otra en 1975, ésta última de la mano del director japonés Akira Kurosawa. Tanto la obra literaria como sus adaptaciones al cine hablan sobre la amistad de Dersu y Arsenyev, dos hombres pertenecientes a mundos muy distintos, y sobre la extinción de un modo de vida que ya no es posible a causa del progreso y la tecnología. No obstante, la película de Kurosawa de 1975 contiene algo más, que no pudo ser expresado claramente a causa de la censura que Japón experimentaba en la época de producción de la obra. Es una cuestión de memoria.

Mapa de la región de Usuri, en Manchuria
Mapa de la región de Ussuri

La región que había explorado Arsenyev con la ayuda de Dersu constituía una frontera entre diversos imperios, una frontera salvaje e inexplorada en gran parte. En ella convivían diversas tribus de origen chino, manchurio, mongol y koreano. De carácter nómada, se dedicaban principalmente a la caza y la pesca y, al mismo tiempo, realizaban intercambios culturales y de bienes materiales entre sí. La actividad cartográfica y la extracción de los recursos motivaron la instauración del "progreso" en esa zona, que había sido disputada en distintas épocas dada su riqueza en reservas minerales y de carbón. Dichas actividades no fueron sólo realizadas por rusos, sino también por japoneses, para los cuales el control de la zona resultó de vital importancia a la hora de tomar posiciones durante la Segunda Guerra Mundial en 1941.

En 1930 Japón conquistó parte de esta región, estableciendo el estado Manchukuo durante 15 años. Por un lado, alguna de estas tribus fue empleada como nexo de unión político entre la nueva región conquistada y Japón. Otras, como los Nanai, fueron considerados una raza inferior por la cultura nipona, siendo recluidos en campos de concentración y exterminados.

Dersu Uzala y Arsenyev en su viaje de exploración

Kurosawa dota de voz a estas tribus en su película, silenciadas en el pasado, e insta a los japoneses a no olvidar. Nos hace recordar lo que el ser humano es capaz de hacer en su ignorancia. A través de pequeños detalles se ilumina un medio de vida respetuoso con la naturaleza y con el resto de seres humanos, y otro que saquea y mata. Y esto lo consigue sin ninguna referencia directa a Japón. Por supuesto, para conocer estos detalles...¡lo mejor es ver la película!.

Hoy en día hablamos sobre el respeto a las culturas minoritarias, y existen numerosas películas y novelas que tratan este tema. No obstante, seguimos imponiendo nuestras ideas y nuestra forma de vivir repartiendo generosas dosis de "civilización". Observamos al "Otro" desde nuestra casa, olvidando que para comprender y compartir es necesario abrir la puerta y dejar ciertas cosas atrás. Existen muchos otros medios de vida tan o más válidos que el nuestro (Occidente). Quizá pensaran los japoneses que los Nanai estaban subdesarrollados ya que dotaban de alma a diferentes entes naturales y adoraban al sol y la luna como si fueran "los hombres más importantes" o porque no poseían tecnología. Quizá estaban en lo cierto los chamanes, afirmando que lo más importante para el ser humano es el entorno que nos da la vida y que... es mejor dejar que el bosque esté en silencio.

-------------------

Agradecimientos:  a Eco-Huella.com por haber incluido la referencia de este artículo dentro de su sección de fechas relacionadas con el medio ambiente por considerar que este artículo tiene relación con el día 21 de mayo: Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo.

Seguir leyendo

jueves, 25 de septiembre de 2014

Sobre Poe, el vino y la Inquisición

Decía alguien que "...sin la sangre, lo grotescto y lo sobrenatural, se pierde gran parte de una buena historia de terror". Esta afirmación no hace más que recordarme la breve historia que Poe publicó en el año 1846, El barril de Amontillado, ya en su etapa más madura como escritor, que me atrevería a categorizar como "limpia". Este cuento de Poe sustituye la sangre por el vino, nos priva de cualquier tipo de hecho o sensación desconocida para el lector o para los mismos protagonistas. Ni un corte, ni una caída, ninguna incertidumbre con la que jugar.

Poe tenía ese don de crear historias universales e imperecederas. A respecto de esto último me veo leyendo The Monk de Lewis (1796) sin horrorizarme lo más mínimo porque en mi psique el imaginario inquisitorial tiene poco efecto y es la base sobre la que el escritor irlandés alimenta el género gótico de esta novela. Son varias las novelas góticas (algunas españolas) que utilizaron como elemento macabro y horroroso la famosa institución española hasta el mismo momento de su abolición final, en 1834 y tras varios intentos no completamente exitosos. Algunas historias están escritas para una época, otras viven para siempre y El barril de Amontillado es un claro ejemplo de ellas, que seguirá provocando horror a los hombres mientras sigan siendo tal. No se podía alcanzar más con tan pocos recursos y de manera tan breve.

el barril de amontillado


Las venganzas son siempre terribles, ya estén aderezadas con vino o sin él. La historia cuenta como, durante una fiesta de carnavales en Italia, Montresor se encuentra con Fortunato, ebrio. El segundo había ofendido al primero en el pasado y Montresor, aprovechando el estado de Fortunato, decide cobrarse la venganza. Así pues, guía a Fortunato hacia sus bodegas, en las que dice guardar un barril de buen Amontillado. Fortunato no duda en seguirle al pasaje subterráneo en donde, bajo la promesa de guiarlo hacia el preciado Amontillado, es encadenado en una pequeña sala que apura en tapar con ladrillos y argamasa (con sus evidentes similaritudes a El Gato Negro, 1843). Así, la historia conduce a un callejón sin salida en donde la vida es maravillosa para el que sube de nuevo las escaleras, pero la muerte la hace terrible para aquel cuyos gritos se pierden tras un muro de crueldad humana.

El 2 de Octubre de 1949, Borges publicaba un artículo sobre Poe en La Nación:
 
[...] También, y esto es más importante y más íntimo, pertenece a lo intemporal y a lo eterno, por algún verso y por muchas páginas incomparables. De éstas yo destacaría las últimas del Relato de Arthur Gordon Pym de Nantucket, que es una sistemática pesadilla cuyo tema secreto es el color blanco. 

 La "intemporalidad" de sus historias se la ganó a pulso. Podríamos decir que su huella ha quedado fuertemente grabada en la literatura y el cine detectivesco (Los Crímenes de la Rue Morgue) y de terror, y no andaríamos desencaminados pues ambos géneros han sido fuertemente influenciados por sus escritos. Pero más fuerte, si cabe, es la impronta que han dejado historias tan magistralmente escritas como El barril de Amontillado, cuyo horror viaja entre una época y otra sin perder un ápice de efectividad.

Seguir leyendo

viernes, 5 de septiembre de 2014

Las máquinas de Miyazaki

Que Miyazaki ha sentido siempre una profunda pasión hace el acto de volar y las diferentes máquinas que el hombre ha inventado para tales propósitos, no es ningún secreto. Algo que siempre me ha causado gran fascinación es el diseño y la representación de dichos medios de transporte en las películas de animación de Hayao Miyazaki.



A través de sus películas comprobamos como el hombre, independientemente de su entorno o de los materiales disponibles, siempre se preocupa por surcar los cielos. Así, en películas como Porco Rosso  los hidroaviones son una pieza fundamental en toda la película. Lo mismo ocurre en Nausicaa, en donde, a pesar de desenvolverse la acción en un mundo postapocalíptico, la humanidad se las ha ingeniado para construir enormes naves voladoras. Pero no sólo aviones u otros tipos de máquinas voladoras disfrutan de un importante papel en las películas del director nipón, no es la primera vez que vemos un castillo entre las nubes (Laputa).


Como no podía ser de otra manera, su último filme, El Viento se Levanta, narra la historia de Jiro Horikoshi, un ingeniero nipón cuyo sueño de fabricar hermosas máquinas voladoras se frustra cuando comienza a trabajar como diseñador de aviones de combate para el ejército japonés.

A veces me pregunto si mi trabajo no me estará desviando, como a Jiro, de mi sueño. 

Para muchos, Miyazaki siempre será el niño que quería volar.







Seguir leyendo

sábado, 23 de agosto de 2014

Qué Es Performance y Cómo Entenderlo

El Performance es un género artístico que ha cobrado gran importancia en el mundo actual y, no obstante, existen muchos tipos de arte performativo desconocidos para el gran mayoría de público. Este tipo de arte ha ido cobrando cada vez más fuerza desde la década de 1950, como una nueva vía de expresión y emergencia social y cultural. Una vía para conmover a una sociedad sumida en la inactividad. El performance se ha convertido en un lenguaje de demanda, en un esfuerzo por sacudir a la sociedad y despertarla de ese sopor que la condena. Caminamos por las Ramblas de Barcelona y vemos a uno y otro lado estatuas humanas, mimos, un hombre produciendo extrañas figuras de humo y otros. Si, es performance, pero ¿qué es performance?
que es performance

Es un arte interactivo

En este tipo de arte, el performer se convierte en espectador y éste, a su vez, en performer. En el momento en que presenciamos una actuación de este tipo, interactuamos con ella, la hacemos nuestra, pues no es válida la mera contemplación. El performance no nos deja indiferentes.

que es peformance

Es una vertiente extremista

Dijo una vez Marina Abramovic (una de las figuras más representativas del arte performativo) “A veces necesitas molestar para hacer pensar a la gente”. Una de sus “actuaciones” de más renombre consistía en dibujar una estrella de cinco puntas en su vientre con un cristal, para después acostarse sobre una cruz de hielo y más tarde fustigarse. Todo esto repetidas veces y durante horas. El extremismo puede ser también visual. Hay que apuntar que es más ciego el que no mira que el que lo hace. Se busca agitar la mente del espectador (recordemos, convertido en performer también), hacerlo reflexionar, no exclusivamente sobre lo que se ve, sino sobre lo que suscita eso que se contempla, diferente para cada individuo.

que es peformance

Ocurre en el momento.


La actuación tiene un principio y un final, instante en el cual “vive”. Es por ello que es un arte con el que no se puede comerciar. Podemos ver un vídeo de una actuación performativa mucho tiempo después de que se haya producido, no obstante, ya no tendrá el mismo significado porque nosotros, los espectadores, ya no somos performers, no realizamos el juego heideggeriano.

Un artista performativo tiene sus propias normas a la hora de realizar su actividad, que es un arte libre y, principalmente, social. Digo principalmente porque un performance no tiene que tener necesariamente un público, simplemente ha de ocurrir.
Seguir leyendo

jueves, 14 de agosto de 2014

Belfast; una ciudad entre dos mundos

La ciudad de Belfast, en Irlanda del Norte, ha sufrido un siglo de historia negra y costosa para sus habitantes. Desde el final de la guerra civil irlandesa, la lucha por la independencia continuó en forma de guerrilla, originando la pérdida de civiles y militares de ambos bandos, principalmente bajo la actuación del IRA, y dividiendo la ciudad en dos.

La ciudad de Belfast, en Irlanda del Norte, no es una ciudad que la gente suela querer visitar. En Reino Unido e Irlanda pervive todavía el recuerdo de un conflicto militar, político, social y religioso, que tuvo su época de mayor agitación durante la guerra civil irlandesa (1922-1923) y el período de actividad del IRA Provisional (1969-2005). 

Vagamos por sus calles más céntricas y es la ausencia la que nos dice más que la presencia. No vemos edificios antiguos, casas coloniales o iglesias de la época medieval como podríamos apreciar en otras ciudades de la isla como Dublín, Galway o Cork. Vemos ladrillo y vemos cemento, el material empleado para reconstruir una ciudad destruida por la guerra. A medida que nos alejamos del centro de la ciudad, hacia el este y el oeste, comenzamos a ver banderas británicas e inglesas colgando de pequeños mástiles que se sostienen en las casas de sus propios habitantes. Entre barrio y barrio enormes paredes de ladrillo representan guerrilleros armados, batallas y escudos de guerra, mientras sus lemas rezan Prepared for Peace, Ready for War o UFF West Belfast Brigade. De entre docenas de estos murales, se pueden ver otros con la imagen del Che Guevara, Nelson Mandela o banderas del País Vasco. 

pintada muro belfast

Belfast no es una ciudad amable. En el Oeste, los nacionalistas de Fall Road y los unionistas de Shankill Road están separados por muros. Son las famosas Peace Lines, que también se encuentran en el lado Este, separando católicos de protestantes. Barreras de hierro y ladrillo que suman hasta 34 km a lo largo de toda la ciudad y muchos metros de alto separan a los habitantes de Belfast por su religión e ideas políticas. Se protegen barrios enteros, escuelas, sedes de partidos políticos y hasta se bloquea la entrada (y la salida) de las calles más conflictivas. Así mismo, los principales partidos políticos de Irlanda del Norte fomentan estas separaciones y garantizan la pervivencia de un sistema emponzoñado por la guerra y el odio. 

Mientras tanto, en Londres escriben cartas a rusos, ucranianos e israelíes, sin parecer ver (u obviando) que primero hay que resolver los problemas de casa, un asunto pendiente desde hace cien años o, según algunos, desde hace varios siglos. En esta ciudad olvidada por el mundo subyacen los restos, todavía vivos, de diferentes épocas de la historia de Europa. El mismo Edward Said hubiera encontrado inspiración para sus escritos sobre poscolonialismo de haber experimentado la vida en la ciudad “británica”. Digo británica entre comillas porque cuando uno pasea por sus calles no sabe muy bien si esta parte de la isla de Eire es realmente británica o irlandesa. Al fin y al cabo, en los supermercados no venden clotted cream y no toman el té a las cinco, tampoco se habla gaélico. No sabemos si referirnos a sus habitantes como irlandeses o británicos, que celebran el día de Sant Patrick como el que más y también salen a la calle a mostrar su orgullo británico el 12 de Julio. Se pueden decir muchas cosas sobre Belfast, lo que no se puede negar es que se aprende mucho de esta ciudad de ceniza y lluvia.


Seguir leyendo

miércoles, 6 de agosto de 2014

Sobre la literatura perecedera y su comercialización

El mundo editorial y, por consiguiente, el de la literatura, ha cambiado mucho en los últimos años. Gran parte de este cambio ha sido debido a la emergencia de otras plataformas, como el mundo de los videojuegos. Ahora una novela puede ir rodeada de todo un elenco de productos cuyo objetivo principal es obtener un beneficio económico.

Es indudable que el mundo editorial no vive gratis, y esto ha sido así desde siempre. Sin embargo, observando el comportamiento de las estrategias de comercialización pueden formularse preguntas cuya respuesta puede ayudar mucho a la sociedad. ¿Ayudar a qué?, por supuesto, a ser más libres.

Incuestionable es el papel que juega el marketing, junto con la adaptación a otros medios, en cuanto a lo que tiene que ver con la difusión de la literatura. En este sentido, ¿leemos lo que queremos porque nos gusta? o ¿nos dicen lo que tenemos que leer y lo que nos tiene que gustar?. Un caso muy representativo de marketing editorial es el de la saga "Canción de Hielo y Fuego". Sin duda, una saga popular entre un público determinado, que vió aumentado exponencialmente su índice de ventas hace pocos años, tras una campaña muy potente que pretendía promocionar los productos existentes y los que vendrían más adelante. Las novelas de esta colección pasaron de ser conocidas del boca a boca, a estar situadas y agolpadas por docenas en las partes más visibles de todas las librerías del mundo.

El que conoce un poco el mundo editorial y de las librerías, sabe como funciona todo lo relacionado con los espacios de publicidad de libros dentro de estos establecimientos. Es como pelearse por estar en la primera página de Google.

ejemplo best sellers libreria

Si quieres vender un libro, has de hacer que la gente lo conozca, y ahí entra el márketing. En el caso de Canción de Hielo y Fuego, más conocida por su "marketing name" Juego de Tronos (nombre del primer libro), las campañas de márketing han contado con los mejores medios económicos y de comunicación. Ahora bien, y sin entrar en el tema de la calidad de esta saga, número de ventas no implica necesariamente calidad literaria, sólo comercialización para el público de masas. 

Lo mismo se hizo con Harry Potter, una saga agonizando lentamente y sufriendo inútiles técnicas de reanimación al más puro estilo necromántico. No pasarán muchos años para que se olvide completamente, sus novelas, sus videojuegos, muñecos, llaveros y camisetas. Y es que el marketing tiene sus pros y sus contras: cuanto más dinero invirtamos en las campañas de publicidad, adaptación a otros medios (videojuegos, comics, series, etc), y producción de merchandising y productos varios, más beneficio obtendremos a corto plazo. Pero, normalmente, estos bienes son perecederos.

¿Cánto tiempo tardará en morir Canción de Hielo y Fuego?. Quizá este producto sea uno de los pocos que pervivan, quizá porque, en su momento, fue una literatura sincera e innovadora a su manera. Un escritor ha de renovarse de alguna manera, y no caer en la jaula que puede constituir el uso exclusivo de una característica que la ha proporcionado un determinado éxito. Reconozco que disfruté cuando leí los primeros libros, pero también he de decir que son pocas las reflexiones que se pueden sacar de su lectura. Entretenida, si, pero carente de juego. Y ¿qué es la literatura sin juego?. Preguntémosle a Heidegger.

Sin ánimo de establecer comparaciones, que se podría hacer, El Señor de los Anillos supone el ejemplo contrario a este tipo de productos. Las novelas fueron publicitadas en el momento de su publicación, al nivel que permitía el mundo editorial de aquel momento. Ya en el siglo XXI, se produjo toda la serie de remediaciones y adaptaciones tras la filmación de las películas de esta saga de Tolkien. ¿Que ocurrió?, que todos estos productos murieron pocos años después, pero las novelas no. Y todavía se hablará de ellas dentro de muchos años, posiblemente durante gran parte de la historia de la humanidad. No es sólo una literatura sincera (y por sincera quiero decir una literatura libre del domino de los campos económico y político), sino que también fomenta la reflexión sobre diversos temas y supone un hito en la creación literaria del hombre.

bolsón cerrado


El mundo que hemos creado es el del "ahora", el "ya", el obtener un bien, consumirlo, tirarlo y buscar otro. Todo lo que creemos bajo estas premisas, está destinado a perecer en un cubo de basura. Uno de los muchos problemas de esta premisa es: que nos basta con ello. 

Seguir leyendo

lunes, 28 de julio de 2014

Algunas citas del Realismo Mágico

Como últimamente he leído tantas y tantas obras de este género de lo "maravilloso", me he decidido a recopilar algunas de mis citas favoritas del Realismo Mágico. Por supuesto, pierden parte de su encanto fuera del contexto, pero ahí van.

  • Esta primera se encuentra en la última página de El coronel no tiene quien le escriba de Márquez (¡así que cuidado el que no quiera saber cómo termina!). A través de esta frase, todo lo  que la historia había estado conteniendo, como una olla a presión temblando en la cocina, se libera y estalla.

—Todavía faltan cuarenta y cinco días para empezar a pensar en eso —dijo el coronel. 
La mujer se desesperó. 
«Y mientras tanto qué comemos», preguntó, y agarró al coronel por el cuello de franela. Lo sacudió con energía. 
 —Dime, qué comemos. 
El coronel necesitó setenta y cinco años —los setenta y cinco años de su vida, minuto a minuto— para llegar a ese instante. Se sintió puro, explícito, invencible, en el momento de responder: 
—Mierda.

  • La segunda es de Pedro Páramo, de Juan Rulfo.
Hay pueblos que saben a desdicha. Se les conoce con sorber un poco de su aire viejo y entumido, pobre y flaco como todo lo viejo.

  • La tercera, de nuevo de Márquez. Esta vez de Cien años de soledad.
[...]y el gozo que le produjo esa mujer, le había permitido entender por qué los hombres tenían miedo a la muerte.

  • Esta pertenece a El pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami.
Me imaginé convertido en el pájaro-que-da-cuerda, surcando el cielo del verano, posándome en la rama de un árbol, dándole cuerda al mundo. Si era cierto que el pájaro había desaparecido, alguien tenía que asumir sus funciones.
  • Borges es para mi un caso especial. Sin entrar en el debate sobre el realismo mágico borgiano, voy a asumirlo como tal. Esta es de La muerte y la brújula, relato incluido dentro de Artificios.
- En su laberinto sobran tres líneas -dijo por fin-. Yo sé de un laberinto griego que es una línea 
única, recta. En esa línea se han perdido tantos filósofos que bien puede perderse un mero 
detective. Scharlach, cuando en otro avatar usted me dé caza, finja (o cometa) un crimen en A, 
luego un segundo crimen en B, a 8 kilómetros de A, luego un tercer crimen en C a 4 kilómetros 
de A y de B, a mitad de camino entre los dos. Aguárdeme después en D, a 2 kilómetros de A y 
de C, de nuevo a mitad de camino. Máteme en D, como ahora va a matarme en Triste-le-Roy.
- Para la próxima vez que lo mate -replicó Scharlach- le prometo ese laberinto, que consta de 
una sola recta y que es invisible, incesante.


Son pocas, pero son las que me vienen ahora a la memoria. Muchas veces se ha restringido el campo del realismo mágico a América Latina, no obstante, las novelas mágico realistas se han extendido por todas partes del mundo, encontrando hoy en día autores que practican este género por doquier. Especialmente interesante me resulta el caso del Tíbet, en donde Tashi Dawa ha escrito algunas obras mágico realistas (la opresión china en el Tíbet ha originado un espacio propicio para ello). Lamentablemente, los problemas en cuanto a traducción son importantes, y parece ser bastante complicado conseguir obras de este autor chino-tibetano incluso en inglés.

La mujer se desesperó.
-Y mientras tanto qué comemos -preguntó, y agarró al coronel por el cuello de la franela. Lo sacudió con energía-. Dime, qué comemos.
El coronel necesitó setenta y cinco años -los setenta y cinco años de su vida, minuto a minuto- para llegar a ese instante. Se sintió puro, explícito, invencible, en el momento de responder:
-Mierda.
Seguir leyendo

viernes, 25 de julio de 2014

¿Por qué comprar libros en tiendas de segunda mano?

Cuando decidimos comprar un libro, ya sea para nosotros o para hacer un regalo, muy pocos pensamos en adquirir uno de segunda mano. Si es para un regalo pensamos en regalar algo nuevo, ya que un libro usado no es un regalo decente, es cutre y ya ha pasado por otras manos antes. 

Los libros de segunda mano son maravillosos. Por un lado podemos comprar 10 libros usados por el precio de uno nuevo, quizá más teniendo en cuenta el precio del papel en los días que corren. No sólo ahorramos un buen dinero sino que también colaboramos con el medio ambiente, evitando la tala de árboles para la producción de nuevo papel (ah si, me olvidaba hay que consumir nuevos bienes que sino el sistema no funciona). 

Aquí abajo, The Woodlanders (Thomas Hardy), en una edición de 1949. Me costó una libra y media (unos 2 euros) en un OXFAM de Belfast. En Reino Unido existe mucha cultura de compra-venta de libros usados, lamentablemente, en España no es así. Y es que seguimos siempre por detrás en muchas cosas. Recuerdo una tienda de libros de segunda mano en Santiago de Compostela "Follas Vellas" (siempre me gustó ese nombre) y, si bien tenía muchos libros y un movimiento importante, los precios eran un tanto elevados para tratarse de libros de segunda mano. Bueno, a decir verdad supongo que esa es la diferencia entre un negocio y una ONG como OXFAM. En cualquier caso, animaría a cualquiera a comprar libros de segunda mano, ¡incluso para regalar!. 

The Woodlanders Thomas HardyThe Woodlanders Thomas Hardy


Seguir leyendo

miércoles, 9 de julio de 2014

Cómo escapar de una fuente de ensalada o: viviendo entre los Yahoos.

Y entonces es cuando uno se da cuenta de la futilidad de lo cotidiano y la desesperanza que causa, de aquello que nosotros mismos hemos construido como lo real. Porque lo real, no es más que el acuerdo común de una sociedad determinada por otorgar el adjetivo "real" a algo.

No solamente convertimos en reales muchas cosas que quizá no lo sean (como este blog), sino que además les otorgamos un segundo adjetivo, lo verdadero. Y así construimos el mundo, llenando la ensaladera de colores imaginarios para ocultar un blanco y negro que es tan irreal como la capa superpuesta. Esto es un problema en si, pero más grave es el hecho de descubrir que esa aceituna que está en la cima de la pirámide de verdades... es mentira, y que incluso la rodaja de tomate también lo es. Es entonces cuando uno se vuelve loco y comienza a sustraer las capas de la cebolla, cuando mira por la ventana y no llega a ver lo que hay detrás, pues no puede evitar pensar que incluso el cristal es irreal. Luego nos fijamos en el vaso de café que tenemos al lado, negro y amargo , en el teclado del ordenador y, finalmente, en nuestras manos, toscas y con más pelo en los nudillos que el día anterior. Finalmente descubrimos nuestro estómago, el centro del universo, y permanecemos mirándolo hacia el infinito, como bobos silenciosos, muertos.


¡Ah! qué hacer, qué hacer... ¿qué hacer para no comerse ese fruto que todos los aceituneros hemos cuidado como el Santo Grial desde que el Occidente es Occidente?.

Hago una pausa. Me fijo en un libro que tengo encima de la cama, a mi lado (dicen que escribir donde uno duerme no es bueno), un asunto que tengo pendiente desde hace unas semanas y que no he conseguido finiquitar (he de decir en mi defensa, que el hecho de que todos los sustantivos comiencen por mayúscula es irritante y disuasorio). Es "Gulliber's Travels" y lo compré por una libra y media en una tienda de segunda mano. No sé de cuando es la edición ya que, curiosamente, no lo indica. Es de tapa dura, azulada y con letras y ornamentación doradas. Lo que si figura, en la última página, es que las ilustraciones son de Herbert Cole, del año 1900... aún así, a esta reedición no le echaría más de 50 años. Después de un breve apunte sobre el autor y una introducción crítica de Peter Quennel hablando sobre Ruskin y otros, se presenta un mapa. En él figura la situación de Blefusco y Lilliput, a una distancia considerable al suroeste de Sumatra. Miro un mapa y ahí lo único que se ve, en el medio del océano, son las islas Keeling. Todo un viajero nuestro señor Gulliver.

Nosotros mismos quizá nos hayamos convertido en esos Yahoos que hemos odiado tantas veces, escarbando en la tierra en busca de piedras que no valen para nada.


Seguir leyendo

martes, 17 de junio de 2014

La universidad bajo la arena. Parte I.

"Tendré que darme un tiro para inaugurar el verdadero teatro, el teatro bajo la
arena". El Público, Lorca.

Dentro de los muchos problemas con los que tienen que lidiar las universidades españolas, uno de los más repetidos es el cuestionamento de la apertura de estas instituciones y del propio mundo académico hacia la sociedad. Es incuestionable que la universidad proporciona formación a sus alumnos pero tiene también otra función a parte de expeditar títulos y producir avances en temas de investigación. La teoría nos dice que esa investigación es útil para las personas y/o entidades situadas en su ámbito, mejorando de una manera u otra, la calidad de vida de la sociedad. Y es sencillo aplicar esto a ramas como la medicina, la ingeniería civil o agrónoma. Diferente es el caso de las Humanidades, que encuentran complicado el que se valore la investigación en bienes no tangibles (pero esto es otro asunto).

La investigación en Humanidades, con la cual esté quizás más familiarizado, puede llegar a ser extremadamente útil para la sociedad. Sin embargo, han sido pocas las ocasiones en las que he conocido académicos con claros objetivos sociales, preocupados por la pésima situación global tanto en términos culturales como económicos o ambientales. Los que merecen un respeto por su labor para con la sociedad los he podido contar con los dedos de una mano, y a esos los admiro. ¿Cual es la utilidad social de diez personas reunidas en una sala universitaria discutiendo sobre sus diversas publicaciones en cuanto al papel del disfraz en El Mercader de Venecia y El sueño de una noche de verano?. A parte de que sea un tema muy interesante (que lo es), ¿dónde se refleja esa actividad y qué repercusión tiene en el ciudadano?. Y es que en la casi totalidad de ocasiones se queda en esa sala y en la publicación de un acta.

Muchas veces, la academia olvida que gran parte de los fondos que hacen posible la actividad docente e investigadora es de origen público. Las universidades gastan miles de euros mensualmente en organizar conferencias, traer a los mejores especialistas desde el extranjero para que presenten sus artículos o den una charla, catering, alojamiento, medios, etc. ¿Cuánto dinero puede costar traerse a un profesor (ya jubilado) desde Exeter a Santiago de Compostela para que esté en el tribunal de una tesis y asista a un par de conferencias?. Bien este profesor no entendía una palabra de español, idioma en el que se presentaba la tesis (temas de desarrollo agrícola), así como en el que se desarrollaron las conferencias. Se fue sin pena ni gloria  después de que la universidad se hubiera gastado un dineral. Evidentemente alguien no estaba haciendo bien su trabajo, y ese no era el inglés, quien me preguntaba con gestos de incredulidad y pesar cómo era posible que se hubieran gastando tantos fondos en él para nada. Estuvo un mes en Galicia, pagado con dinero público. Y aún en el caso de que hubiera podido entender y participar en dichos eventos, ¿cual es la función social de los mismos?, ¿cómo se justifica el gasto público?. Cierto es que en España falta dinero para la investigación, pero también es cierto que gran parte del poco que se tiene no se administra adecuadamente.

Me gustaría hablar sobre la verdadera universidad, la que se encuentra bajo la arena, frente a la que está al aire libre. El "público" de la universidad al aire libre es la misma universidad, el grupo de académicos, profesores y estudiantes que la utililizan como una plataforma que les permite incrementar su ego y servir a unos fines personales u obtener un determinado prestigio en sus campos. Es una universidad vacía y carcomida por el egoísmo de los hombres que escuchan su propio eco.

El "público" de la universidad bajo la arena es el individuo en sociedad, cuyos problemas han de ser solventados gracias al saber originado en la actividad académica. Esta universidad no tiene muros (ni físicos ni simbólicos), sale a la calle y habla con los ciudadanos que son la razón de ser de la institución, tampoco prohibe la entrada a sus bibliotecas a los no miembros.

Es necesaria una universidad desnuda, desenmascarada, ética y empática. La universidad no vale para nada sin prestar atención a su público, sin representar las obras que son necesarias con los actores adecuados. De lo contrario, corre el riesgo de quedar sepultada para siempre bajo una capa de cemento amasado con infamia, falsa elocuencia y afán por tenerla más grande que el profesor del despacho de al lado para, más adelante, morir.








Seguir leyendo

miércoles, 4 de junio de 2014

La Abadía del Crimen o: de como ha cambiado el contexto de las cosas

Para muchos La Abadía del Crimen es un videojuego muy conocido, para otros no, a los que quizá les diga más el título El Nombre de la Rosa, novela en la que se basa. Producido en 1987 por Paco Menéndez, es un juego que siempre ha recibido un buen trato por parte de la crítica española (en parte por ser producto español, hay que decir la verdad también). 

Hay un artículo en Meristation que habla en detalle sobre el autor, su carrera y su obra, por lo que no nos centraremos aquí en ello. Lo cierto es que La Abadía del Crimen (o mejor dicho, su proceso de producción) nos ilustra claramente los cambios que se han producido en las últimas décadas dentro del mundo del entretenimiento, las adaptaciones, remediaciones y demás.

En el momento de su producción, se contactó con Umberto Eco para poder hacer una versión oficial de su novela, pudiendo así adoptar no sólo parte de su contenido sino también el título El Nombre de la Rosa. No obstante, el autor o su representante no consintieron en que se empleara el título del libro para el videojuego. El libro se publicó por primera vez en italiano en 1980, al español en 1982 y  al inglés en 1983. La conocida adaptación de cine fue producida en 1986, de la mano de Jean-Jacques Annaud y con Sean Connery (Baskerville) y Chistian Slater (Adso) como principales actores.

Portada de la Abadía del Crimen 1987

Por aquel entonces el mundo de los videojuegos no había experimentado todavía su gran "boom". Si había tenido grandes momentos y un desarrollo plagado de subidas y bajadas, pero no fue hasta principios de los 90 en que las video consolas llegaron a manos del "pueblo llano". Los precios habían bajado considerablemente y muchas compañías se hacían cargo de la fabricación de videojuegos (más adelante esta industria caería en las manos de dos o tres grandes compañías). ¿Y dónde nos encontramos ahora?, pues en la era de Internet y los videojuegos.

Hoy, probablemente Umberto Eco no habría dudado en ceder parte de los derechos para la producción de La Abadía del Crimen, a sabiendas de que un videojuego es un elemento muy importante de la sociedad actual. La industria ha cambiado mucho y ahora resulta un tanto reduccionista hablar sobre un libro o una película sin mencionar su contexto y sus adaptaciones. Es recomendable analizar los productos culturales actuales como un conjunto y de esta manera tener un mejor conocimiento de los mismos, de sus intenciones, objetivos y razón de ser (que en algunos casos ni existe).

¿Qué habría podido ser El Nombre de la Rosa si hubiera sido creado este año?,  manteniendo la hipótesis de que la industria hubiera puesto los ojos en este libro y que su autor hubiera cedido a la venta de sus derechos (si Tolkien levantara la cabeza le hubiera dado una bofetada a más de uno por haber creado algo tan infame como la adaptación cinematográfica de El Hobit). Bueno sin duda hubiéramos visto varias adaptaciones a videojuego (con los derechos de la novela), alguna novela gráfica, una película (esta vez infame), un libro de ilustraciones sobre la película, otro videojuego con los derechos de la película, novela gráfica, llaveros emulando un libro envenenado y por último, y no por ello menos importante, una serie de HBO con todo lo que ello conlleva.

El mundo de los videojuegos y del cine (en su contexto más globalizador) ha cambiado tanto que los procesos de producción y comercialización poseen ahora nuevas estructuras y han llegado a invertir el orden de las cosas. Es decir, muchas veces no es ya el libro el que hace el videojuego, la película o el comic, sino al revés. Toda esta serie de adaptaciones y remediaciones crean un contexto que normalmente es olvidado por la crítica, mayormente limitada a dar una inútil descripción de un elemento como puede ser un videojuego.

Es tan importante tener en cuenta este contexto  hasta tal punto que los escritores pueden llegar a modificar su obra en función de la opinión pública que esta maquinaria es capaz de propiciar


Seguir leyendo

viernes, 30 de mayo de 2014

Alain Badiou y Elogio del Amor. Parte II.

El giro lingüístico 

En esta segunda parte resumimos brevemente el giro lingüistico y la postura de Badiou.

En su antología El giro lingüístico (1967), Rorty acuña el término que ya había sido utilizado previamente. Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIX con Frege, que más tarde captaría la atención de la filosofía analítica de Russel y Wittgenstein. Fue el estructuralismo y el post-estructuralismo quienes hicieron notar la diferencia de este “movimiento” para las humanidades. En este contexto fue Saussure, el fundador de la lingüística moderna, quien dota al lenguaje de una nueva concepción: los signos y significantes de una lengua (cuya constitución es arbitraria) no hay que explicarlos mediante su significado, sino por el juego de sus diferentes intercambiables (Muñoz Palacios 2005 624). De esa forma lo que estructura nuestra percepción es la diferencia entre los significados (el giro lingüístico influenciaría más adelante al nuevo historicismo, que presenta los textos históricos como encuadrados en determinadas hechos y éstos, a su vez, en el lenguaje).


Una fotografía de Wittgenstein, filósofo austríaco del siglo XX
Wittgenstein
Desde el presupuesto que accedemos a esos hechos a través de los textos, el lenguaje juega un papel de suma importancia en el estudio de los mismos, requiriendo el uso de un close reading por parte de los investigadores (ver Karbhe 2009). 


Rorty sostiene que la filosofía del lenguaje pretende poseer la herramienta que permita explicarlo todo, y además que podemos estudiar los fenómenos no lingüísticos aumentando nuestro conocimiento sobre los fenómenos lingüísticos. Para Rorty los filósofos lingüísticos postulan la indiscutibilidad de sus tesis sobre el lenguaje como elemento capaz de explicar todas las cosas, pero eso mismo es discutible. En este sentido, lo más importante no es la aparición de ciertas teorías filosóficas sino que hayan comenzado a cuestionarse ciertos aspectos epistemológicos de la filosofía y, respecto a esto, Badiou cuestionaría una de las teorías principales del giro lingüístico.
Esquema sobre el giro lingüístico

Los filósofos del giro lingüístico explican la existencia como algo supeditado a los protocolos lógico-gramáticos, pero para Badiou carecería de norma. Supone un enfrentamiento entre una filosofía aristotélica y una platónica que radica fundamentalmente en la relación entre las matemáticas y la lógica. Si el giro lingüístico ha tenido tanto éxito a lo largo del siglo XX se debe a la inclusión de las matemáticas dentro de la lógica, como una parte de esta última, lo que conlleva la supremacía del lenguaje sobre la pregunta por el ser. Badiou sustenta, sin embargo, que la matemática es independiente de la lógica y es aquí donde entra su teoría de conjuntos. 

En la siguiente parte hablaremos sobre la teoría de conjuntos y el acontecimiento. (¡ya queda poco para llegar a Elogio del Amor!)

Blibliografía

-Badiou, Alain (1999). San Pablo. La fundación del universalismo. Barcelona, Anthropos. 
-Badiou, Alain (1999). El ser y el acontecimiento. Buenos Aires, Manantial. 
-Badiou, Alain (1989). Manifiesto por la filosofía. Madrid, Cátedra. 
-Badiou y Truong (2012). Elogio del Amor. Buenos Aires, Paidós. 
-Gabás, Raúl (2011). Historia de la Filosofía. III. Filosofía del siglo XX. Barcelona, Herder. 
-Kharbe, A.S. (2009). English Language And Literary Criticism. Nueva Delhi, Discovering 
Publishing House PVT. LTD.
-Moretti, Franco. 2000. "Conjeturas sobre la literatura mundial". New Left Review 3: 65-
76. 
-Muñoz Palacios, Rafael (2005). Historia de la Filosofía Occidental: Tomo II: del siglo XVII 
hasta nuestros días. Valencia, EDICEP C.B. 

Seguir leyendo

miércoles, 28 de mayo de 2014

Literatura de viajes y sus mapas I. Ibn Battuta

La literatura de viajes no ha sido siempre considerada como un género literario propio. Es importante señalar que la clasificación de géneros tradicional responde básicamente a la Poética de Aristóteles, superada ya por los estudios actuales. No nos centraremos aquí en el debate sobre qué es un género literario o sobre la consideración de la literatura de viajes como tal. Para ello hay un artículo muy breve y claro que podemos encontrar en la Revista Electrónica de Estudios Filológicos. De aquí en adelante nos referiremos a literatura de viajes como aquella que ha producido cualquier tipo de obras en las que el viaje, el desplazamiento y la descripción de culturas, lugares y gentes sea su pricipal razón de existencia.

De lo que no cabe duda es del valor de estas obras para los estudios culturales. Muchos de estos textos han servido como herramienta principal para historiadores, filólogos, arqueólogos o topógrafos. Algunos relatados como un mero diario de viaje, otros con el afán de registrar acontecimientos históricos, unos con un fuerte carácter ficcional y otros que abogaban por la rigurosidad científica. Así encontramos desde la obra de Homero, narrando el periplo de Odiseo, Marco Polo contando sus viajes a través de la ruta de la seda o Bernal Díaz del Castillo relatando la consquista de América.

Quizá una obra poco conocida por la sociedad occidental, que no por el mundo académico dada la riqueza de información que en ella se encuentra, es la  Rihla de Ibn Batutta. Y es que el mundo occidental ha preferido "promocionar" obras más convenientes. Este viajero marroquí recorrió mitad del mundo conocido en el siglo XIV, desde Marruecos hasta China, dejándonos como legado el autorelato de sus viajes por el mundo musulmán. 

Rutas de viaje de Ibn Battuta en el siglo XIV
Rutas de viaje de Ibn Battuta en el siglo XIV
A través de su obra podemos comprender y hacer nuestras no sólo sus vivencias, también los lugares, gentes y costumbres descritos. En el mundo actual, la era de internet, resulta sencillo obtener información e imágenes sobre prácticamente cualquier cosa. Pero hay una diferencia sustancial con respecto a la literatura. A través de los libros de viajes, del juego de la lectura (haciendo alusión a Heidegger), nos apropiamos del contenido de los textos, lo reconstruimos de manera que pasan a pertenecernos. 

They do not eat bread nor any solid food, but prepare a soup with a kind of millet, and any meat they may have is cut into small pieces and cooked in this soup. Everyone is given his share in a plate with curdled milk, and they drink it, afterwards drinking curdled mares milk, which they call qumizz [kumis]. They have also a fermented drink prepared from the same grain, which they call buza [beer] and regard as lawful to drink. It is white in colour; I tasted it once and found it bitter, so I left it alone. They regard the eating of sweetmeats as a disgrace. One day during Ramadan I presented Sultan Uzbeg with a plate of sweetmeats which one of my companions had made, but he did no more than touch them with his finger and then place it in his mouth.


Así describía Ibn Battuta algunas de las costumbres gastronómicas de los turcos, seguido por otros fragmentos en los que apuntaba que los caballos en las tierras de esa gente eran tan numerosos como las ovejas en su propia tierra. Añadía información sobre el precio de aquellos caballos y cómo procedían a su doma. Como se puede comprobar, relataba con todo lujo de detalles aquello que veía y vivía. De esta manera, se nos muestra una rica descripción de infinidad de lugares durante sus tres viajes (ilustrados en el mapa).


Recopiló por escrito todas sus anotaciones con la ayuda del escritor granadino Ibn Yuzayy, quien al mismo tiempo reconstruyó algunas partes de los viajes de Batuta que se habían quedado sin documentar. En España, la obra se tradujo bajo el título A través del Islam. Existen varias herramientas que pretenden mostrar al público los viajes de este comerciante marroquí, pero lo mejor sin duda es leer el libro, eso sí, con un mapa delante.


Seguir leyendo

Alain Badiou y Elogio del Amor. Parte I.

Alain Badiou, filósofo francésCon una serie de entradas dedicadas al filósofo francés pretendemos llegar a su libro Elogio del Amor. No obstante creemos necesario dotar primero de un marco sobre el cual asentar una reflexión sobre ese libro. De las obras más influyentes de Badiou mucho se ha dicho, y muchas enemistades se ha granjeado. Las obras Théorie du sujet (1982) y L'Être et l'Événement (1988) suponen su gran distanciamiento con respecto al pensamiento filosófico de aquella época, encabezado fundamentalmente por Foucault, Butler y Deleuze, entre otros. En 1967 se une al grupo de Althusser, en dónde se influencia por su pensamiento y por Lacan. El primero estaba considerado como uno de los más importantes estructuralistas marxistas, opuesto al existencialismo de Sartre, y el segundo estudió y amplió el psicoanálisis de Freud, llegando a conclusiones en las que éste no había reflexionado, aplicando el método científico del lenguaje al inconsciente (y por ello está considerado como un pensador estructuralista). 

Badiou crítica el abandono de la filosofía del siglo XX en cuanto a la pregunta sobre la verdad, relegada a un segundo plano por la más relevante, para aquel momento, pregunta sobre el significado de las cosas. En este sentido la filosofía del XX habría quedado relegada al ámbito de la ontología, que confunde el ser con el ente, y la lingüística. 

Only a negative theology (apophatic) is able to encompass by indirection the mystery of Being (Esse). But official monotheism never had much love for negative theology. In so far as Being [Etre] brings each existent [etant] into being, it must itself be beyond all existence [Etant]. It is impossible to express this mystery of Being which brings each being into being, that is, this mystery of the One which brings each being into being as an existent [etant]. Its unity (unitude) is 1 x 1 x 1 x 1, etc., while the multiple unity of  beings [etants] is represented by 1+1+1+1, etc. To confuse Being with a being is the metaphysical catastrophe. It is the "death of Being" to confuse the unity of Being (Esse) with a pseudo- unity of beings (ens) which is essentially multiple. (Corbin 1978) 


La filosofía ha de colocarse, según Badiou, fuera de la representación (lenguaje). El lenguaje sería intrínsecamente inconsistente, por tanto la filosofía debe transformarse y plantear una nueva ontología. Y aquí nace el problema que trataba de ilustrar Corbin en su carta a David Miller, la diferenciación entre ser y ente, un ser que no debe confundirse con el lenguaje. Siguiendo la línea de la filosofía analítica, sostiene que la revolución iniciada por Frege y Cantor puede suponer una nueva perspectiva para el pensamiento occidental. Un pensamiento occidental que ha de cambiar el objetivo de su atención y regresar a la búsqueda de la verdad, la cual se manifestaría, según Badiou, en un evento material que rompe con el status quo imperante e inquebrantable hasta ese momento, y cuya realización exige de la presencia de un sujeto. Alain Badiou continúa hoy en día con su labor activa tanto en el mundo de la filosofía como en el de la política, campo en el que siempre ha estado fuertemente involucrado. 

La filosofía de Badiou se inscribe en el marco que habían preparado los filósofos analistas por un lado, la hermenéutica de Heidegger y Gadamer y la llegada del postmodernismo. Podríamos diferenciar principalmente dos etapas en el trabajo de Alan Badiou; una primera cimentada en el materialismo lógico, en donde resulta influido por Althusser y Lacan, y la segunda etapa en la que aboga por las matemáticas a través de una ontología materialista. 


Seguir leyendo

martes, 20 de mayo de 2014

El cine y el medio ambiente

Como ahora mismo está teniendo lugar la 7ª edición del Ecozine Film Festival 2014 en Zaragoza y hemos visto algunos cortometrajes, en Críticaindependiente nos hemos tomado un tiempo para reflexionar sobre las películas que tratan temas como el medio ambiente o la sostenibilidad. Quizá se nos ocurra pensar que este tipo de películas son relativamente recientes, ya que hace un par de décadas no se hablaba sobre cambio climático (y todavía hoy hay quien continúa pensando que es una invención de los "verdes") o sobre el calentamiento global. Sin embargo el cine ya se preocupaba de estos temas desde casi el principio de su historia. Tanto documentales como películas de ficción, se han filmado muchas obras que intentan concienciarnos de los problemas ambientales que todavía se encuentran sin solución. 

Hemos intentado seleccionar películas de calidad no sólo que informen al espectador sino que inviten a la reflexión y, lo que es más importante, a la autocrítica. 

¿Por qué es tan importante la autocrítica?. En muchas ocasiones se nos invita a pensar que los grandes males que sufre el medio ambiente son responsabilidad de las grandes multinacionales y corporaciones; aquellas que talan la cuenca del Amazonas, las petroleras, industrias químicas, etc. Por consiguiente la conclusión es que son ellos los responsables y el pequeño individuo ni tiene ni puede hacer nada al respecto. Bien, el petróleo es para nuestros coches, el gas para nuestra calefacción, los árboles para nuestros libros y muebles, el coltán para nuestras tablets. Cada uno de nosotros somos responsables, por ello es importante la existencia de películas sinceras.

La Belle Verte (1996)
Portada de la película La Belle Verte
Es una película francesa dirigida por Coline Serreau que puede llamar mucho la atención... ¿por qué?. Si tenemos en cuenta que narra como una colonia de extraterrestres que viven en un planeta muy similar a la tierra, eligen a uno de sus miembros para hacer una visita a París, si, resulta cuanto menos curiosa. Mila, la elegida para el viaje, se encuentra con unos humanos cuyas costumbres le resultan un tanto extrañas. No comprende que una persona reciba comida u objetos a cambio de papeles, o que la gente se mueva en máquinas contaminantes en lugar de utilizar sus propias piernas, etc. Todos los elementos de nuestras vidas cotidianas son objeto de un humor riguroso que no deja títere con cabeza, ensañándose con nuestro, hoy por hoy, modo de vivir. La película consigue que fácilmente comprendamos lo ridículo de nuestros más nocivos hábitos.

Portada de la película KoyaanisqatsiKoyaanisqatsi (1983)

Si hablamos sobre la importancia de la reflexión, es difícil no pensar en esta película. Carece de diálogos, no cuenta ninguna historia y, por eso mismo, nos lo cuenta todo. Dirigida por Godfrey Reggio y enmarcada en la llamada trilogía "Qatsi", nos regala 87 minutos de imágenes de paisajes, ciudades y del hombre. No se puede decir que tenga una intención específica, simplemente nos hace pensar y experimentar. Por si esto fuese poco, es una obra de arte visual y de vanguardia, !lo cual no suele ser muy común!.


Dersu Uzala (1975)
Portada de la película Dersu Uzala
Normalmente el nombre de un director no garantiza la calidad de una película, no obstante esto podría revisarse en el caso de Akira Kurosawa. Dersu Uzala está basada en el diario del explorador ruso Vladimir Arseniev, quien fue guiado a través de Siberia por un aborigen. La expedición nos muestra el mundo desde dos miradas que muestran el precio del progreso y la humanidad, la repercusión del medio de vida que hemos desarrollado y también la amistad entre dos personas de mundos diferentes. La belleza de los escenarios nos golpea sin piedad, colocándonos en una posición apropiada para la reflexión. Un regalo de valor incalculable para el mundo de la llamada "eco-crítica", de la mano de, probablemente, el director de cine más brillante de todos los tiempos.


Portada de la película Baraka
Baraka (1992)
Está tan conectada a Koyaanisqatsi que su director, Ron Fricke, trabajó con Reggio en la serie Qatsi. De una manera similar (sin narración de ningún tipo) nos muestra la actividad del hombre, eventos naturales y, en general, la vida.



Por último, quisiéramos mencionnar La historia de las cosas (2007). Es un vídeo divulgativo (no es cine, pero es muy bueno) de 20 minutos explica el ciclo de vida de los bienes de consumo que adquirimos normalmente. El ciclo se compone de cinco pasos: extracción, fabricación, distribución, consumo y residuos. El documental hace hincapié en nuestro papel dentro de este proceso y la insostenibilidad de cada una de sus fases.



Muchos países del mundo trabajan para disminuir las emisiones de CO2, aumentar el porcentaje de energías renovables,  firman protocolos internacionales y envían barcos a controlar el casquete polar. No obstante ningún problema se resolverá hasta que no nos hagamos responsables de nuestra parte.
Seguir leyendo

viernes, 16 de mayo de 2014

El cine activo

Retomando el espíritu del artículo sobre el papel de la crítica, nos gustaría ahora relacionar la pasividad en la que nos sumerge el cine comercial con algunos movimientos que surgieron (y surgen) para contrarrestarla. Esa actitud pasiva a través de la cual el espectador no es muy diferente a un gato siguiendo el balanceo de un péndulo, originó el reto de involucrar al espectador en el cine, principalmente a través de la mayor complejidad en la estructura de las películas. En estos casos, la película ha de ser completada por el público, quien le da su sentido (un mismo mensaje puede tener sentidos diferentes, no siendo relevante el mensaje sino el efecto en el espectador). En ocasiones, esto se ha intentado alcanzar incluso con la interacción física del propio espectador, que se contextualiza en lo que se ha denominado "giro performativo", término acuñado por Erika Fischer en el año 2004. No obstante, esta interacción física no es un condicionante imprescindible para que se dé la alteridad y "profanación" de la misma por parte del espectador, como podemos ver en Tabú (2011) de Miguel Gomes. 

Se busca de esta manera obligar al espectador a activar sus sistemas de recepción y creatividad. El cine convencional presenta ciertas limitaciones, como el montaje lineal-temporal de las escenas, siendo imposible que el espectador influya en el desarrollo de una película. No obstante, existen técnicas que intentan paliar estas limitaciones. Podemos mencionar aquí el cine interactivo de Grahame Weinbren, que se centra en la aplicación del análisis de los sueños a una película; a través de la proyección de diferentes episodios oníricos que no tienen relación entre sí, y cuyo significado depende estrechamente de la experiencia del espectador, el único capaz de conectarlos de una manera particular. Otro ejemplo podría ser el de la serie Qatsi, tres películas que se componen de sucesiones de imágenes carentes de diálogo. El orden de las secuencias de Wenbren o de Godfrey Reggio (director de la serie Qatsi) es irrelevante. Otras tendencias del cine interactivo jugaban con la posibilidad de dar al espectador el poder de modificar la representación fílmica. Así, por ejemplo, en la obra de Shaw MovieMovie exhibida por primera vez en el año 1967 en Bélgica, el público podía deformar la proyección moviéndose alrededor de la estructura en donde se estaba proyectando e incluso tocarla. 

Estas tendencias dieron lugar a la Instalación Medial Interactiva, que permite al espectador/usuario modificar directamente la proyección a través del control informático de las características de la misma. Por otro lado el Escenario Interactivo permite la transformación de los elementos lumínico, sonoro y visual de la obra en base a la capacidad del sistema técnico empleado para reconocer movimientos y voces de los espectadores, dando lugar a una compleja relación entre obra y espectador. 

No es tan gruesa la línea que separa el cine de los años 60’s de las películas del siglo XXI... en ciertos aspectos. Sí se ha experimentado un gran avance tecnológico pero las estructuras fílmicas siguen siendo prácticamente las mismas. Sólo el discurso ha cambiado, influido por un tiempo y un espacio determinados, así como la propiedad de los medios. En este sentido, existen en la actualidad otros medios de difusión cultural, algunos de ellos basados en esa multiplicidad de sentidos y eliminando la exclusividad de la industria de Hollywood. Pero no sólo de difusión sino también de producción y en este sentido cabe mencionar Dogma 95 (Lars von Trier, Viterberg, Kristian Levring y Soren Kragh), que sugiere una filmación sin adornos, natural y con cámara en mano, el cine producido en el instante, al alcance de todos.

Seguir leyendo

El papel de la crítica cinematográfica

Más de una vez he recibido miradas avinagradas y escupitajos venenosos tras afirmar: "Señores, el cine ha muerto". Evidentemente se trata de un intento de expresar de manera metafórica el cambio que se produjo en el cine rondando los 60's. Al principio, el cine escapó a las garras de los grandes monopolios, !tan siquiera era considerado arte!, pero tras varias décadas prácticamente todos los medios de producción y distribución estaban ya en manos de los ricos y poderosos. Curiosamente en el teatro ocurrió lo contrario, liberándose de las manos de la burguesía para atender al verdadero sujeto, la sociedad. De esa forma la obra El Público (Lorca, 1930) no pudo ser estrenada hasta muchas décadas después. No resultaba aconsejable plantarse en un teatro de Madrid atestado de ricos y espetarles: esto no debería ser para vosotros... ¡imbéciles!.

Aquellos críticos que no repudiaron al cine en sus primeros momentos de vida y supieron ver las posibilidades que abarcaba el cinematógrafo, rápido comprendieron su papel liberador para la sociedad. Esto se conseguiría a través de una crítica a la misma sociedad, a sus vicios, sus problemas o sus pecados. Sin embargo, tras los 60's se comenzó a achacar al cine de Hollywood un excesivo impulso ideológico, coincidiendo además con el auge de la Nouvelle Vague. Ese excesivo afán por transmitir una ideología determinada venía impulsado por el certero conocimiento del papel que jugarían los medios de comunicación en el futuro de la sociedad. Es necesario comprender que, si bien las personas que trabajan haciendo cine pueden tener diferentes motivaciones e intenciones a la hora de crear una película, éstos están condicionados por factores económicos y políticos. Ese cine que existe por y para la sociedad resulta difícil de encontrar a día de hoy, siendo necesario cavar muy hondo entre productos que no nos cuentan nada y cuyo fin es simplemente recaudar una buena caja a final de año. El verdadero problema surge cuando pensamos que una película es arbitraria, sin intenciones, cuando resulta todo lo contrario. La crítica de cine ha de ayudar a la sociedad a comprender el funcionamiento de esta industria.

Las películas elegidas para ocupar llamativas posiciones en las carteleras de cine, espacios televisivos y listas de "mejores películas" en periódicos, revistas e internet, no son arbitrarias. Banalizan todo lo que tocan, nos bombardean con tales cantidades de información de manera que ya no somos capaces de prestar atención a las cosas verdaderamente importantes. Si prestamos atención a esto, el género con más éxito entre la sociedad es el de las películas de acción y/o aventuras; movimientos rápidos de cámara y personajes, explosiones y frases sueltas, diálogos que no dicen nada... el espectador ya no es capaz de visualizar una escena estática, silenciosa, de prestar atención a los pequeños detalles que lo dicen todo. Esto tiene que ver con la capacidad de recepción de información del ser humano y no sólo es aplicable al cine, sino a cualquier tipo de información que circula a través de los medios. Bajo esta premisa, pocas películas dicen algo.

Portada de la revista Cahiers du cinema, con Alfred Hitchcock¿Cual es el papel de la crítica de cine ante esta situación?. Bueno, lo que vemos principalmente en todos los medios se trata de la llamada "crítica idealista" que, consciente o inconscientemente, colabora directamente con la difusión y triunfo de este tipo de cine, el cine banal. Ya Cahiers du cinéma practicó este tipo de crítica durante algunos años aunque, afortunadamente, cambiaría con el paso del tiempo.



[...el gran mal de la película es que Nolan es consciente de las limitaciones de un numeroso sector del público, lo cual le llevó a excederse a la hora de dar explicaciones sobre lo que pasa en pantalla. Este es uno de los problemas que Nolan empezó a desarrollar, pero de forma mucho menos pronunciada (y molesta), en el caso de ‘El Caballero Oscuro’. Por mi parte, no me molesta tanto que en su primera hora nos expliquen varias veces los mecanismos de la creación de los sueños y qué hacer para meterse en ellos y modificarlos ...] 

Esto es un ejemplo de lo que se podría llamar crítica idealista, que no nos cuenta nada importante, que no es útil para la sociedad sino todo lo contrario, contribuye a afianzar lo banal.

La crítica de cine ha de ser, ante todo, responsable. Ha de servir a la sociedad como una herramienta que luche contra quien pretende oprimir, censurar, dominar y privar de libertad al ciudadano. Ha de activar nuestra mente para que podamos pensar por nosotros mismos.

Me gustaría terminar con una cita de  Gérard Lenne:

Hemos creído en el cine. Lo hemos amado. Incluso creíamos encontrar en él, 
con el sueño y la poesía, las armas de una subversiva liberación. Hemos sido 
engañados. (Lenne 1971)

Bibliografía.

-Bourdieu, Pierre (2005). Sobre la televisión. Barcelona, Anagrama.
-Carlson, Marvin (2005). Performance. Unha introducción crítica. Vigo, Galaxia.
-Ledo, Margarita (2004). Del Cine-Ojo a Dogma 95. Paseo por el amor y la muerte del 
cinematógrafo documental. Barcelona, Paidós.
-Lenne, Gérard (1971). La muerte del cine. Film/Revolución. Barcelona, Anagrama.
-Rosenbaum y Martin (2010). Mutaciones del cine contemporáneo. Madrid, Errata
Naturae.
-Squire, Jason E. (2013). Todo sobre el negocio del cine. Madrid, T&b.


Seguir leyendo

viernes, 9 de mayo de 2014

Cuadernos CIPPCE sobre emergencia cultural

Hace muy poco que ha salido el Nº 2 de los Cuadernos CIPPCE sobre emergencia cultural, el cual recoge inquietudes y problemas del mundo actual. Se trata de un proyecto humilde, aunque en él se han puesto muchos esfuerzos por parte de los cinco coautores del librillo (entre los que tengo el honor de encontrarme), Arturo Casas (director del CIPPCE ) y César Domínguez (editor de MIGRA y poseedor de la Cátedra Jean Monnet).

Cuadernos Cippce

El proyecto nace de unas jornadas llevadas a cabo en verano del año 2013 en la Facultad de Filología de la Universidad de Santiago de Compostela. Allí se trataron y debatieron temas de gran relevancia en cuanto a los estudios culturales actuales tales como la hibridación o la  búsqueda de identidad y, al mismo tiempo, se reflexionó sobre los nuevos campos de estudio que se han abierto recientemente y muchos que todavía se están empezando a invadir. Recuerdo con cariño aquellas jornadas pues para mí supusieron el cierre de un año académico muy positivo. Había conocido a personas de gran valía tanto a nivel personal como profesional, de las cuales se aprende continuamente no sólo en cuanto a calidad y rigor en investigación, sino también por su afán en que el mundo académico abra sus puertas y se acerque a la sociedad.

Los artículos que se pueden encontrar dentro del volumen son:

O ensaio como deriva discursiva na poesía galega e canadense recentes
Chus Pato, Erín Moure e Anne Carson
Alba Cid
Outros Bildungsromane n'As mulheres de Tijucopapo, de Marilene de Felinto e Le Baobab fou, de Ken Bugul
Carla Figueiras
Una perspectiva transatlántica de las antologías en traducción: la poesía italiana entre España y Argentina
Marco Paone

Indixenizando a literatura comparada: tradución e recepción crítica da oratura amazigh en Europa
Susana Justo
De Canadá al Tíbet: espacios globales del realismo mágico
David Taboada

Seguir leyendo