miércoles, 28 de mayo de 2014

Literatura de viajes y sus mapas I. Ibn Battuta

La literatura de viajes no ha sido siempre considerada como un género literario propio. Es importante señalar que la clasificación de géneros tradicional responde básicamente a la Poética de Aristóteles, superada ya por los estudios actuales. No nos centraremos aquí en el debate sobre qué es un género literario o sobre la consideración de la literatura de viajes como tal. Para ello hay un artículo muy breve y claro que podemos encontrar en la Revista Electrónica de Estudios Filológicos. De aquí en adelante nos referiremos a literatura de viajes como aquella que ha producido cualquier tipo de obras en las que el viaje, el desplazamiento y la descripción de culturas, lugares y gentes sea su pricipal razón de existencia.

De lo que no cabe duda es del valor de estas obras para los estudios culturales. Muchos de estos textos han servido como herramienta principal para historiadores, filólogos, arqueólogos o topógrafos. Algunos relatados como un mero diario de viaje, otros con el afán de registrar acontecimientos históricos, unos con un fuerte carácter ficcional y otros que abogaban por la rigurosidad científica. Así encontramos desde la obra de Homero, narrando el periplo de Odiseo, Marco Polo contando sus viajes a través de la ruta de la seda o Bernal Díaz del Castillo relatando la consquista de América.

Quizá una obra poco conocida por la sociedad occidental, que no por el mundo académico dada la riqueza de información que en ella se encuentra, es la  Rihla de Ibn Batutta. Y es que el mundo occidental ha preferido "promocionar" obras más convenientes. Este viajero marroquí recorrió mitad del mundo conocido en el siglo XIV, desde Marruecos hasta China, dejándonos como legado el autorelato de sus viajes por el mundo musulmán. 

Rutas de viaje de Ibn Battuta en el siglo XIV
Rutas de viaje de Ibn Battuta en el siglo XIV
A través de su obra podemos comprender y hacer nuestras no sólo sus vivencias, también los lugares, gentes y costumbres descritos. En el mundo actual, la era de internet, resulta sencillo obtener información e imágenes sobre prácticamente cualquier cosa. Pero hay una diferencia sustancial con respecto a la literatura. A través de los libros de viajes, del juego de la lectura (haciendo alusión a Heidegger), nos apropiamos del contenido de los textos, lo reconstruimos de manera que pasan a pertenecernos. 

They do not eat bread nor any solid food, but prepare a soup with a kind of millet, and any meat they may have is cut into small pieces and cooked in this soup. Everyone is given his share in a plate with curdled milk, and they drink it, afterwards drinking curdled mares milk, which they call qumizz [kumis]. They have also a fermented drink prepared from the same grain, which they call buza [beer] and regard as lawful to drink. It is white in colour; I tasted it once and found it bitter, so I left it alone. They regard the eating of sweetmeats as a disgrace. One day during Ramadan I presented Sultan Uzbeg with a plate of sweetmeats which one of my companions had made, but he did no more than touch them with his finger and then place it in his mouth.


Así describía Ibn Battuta algunas de las costumbres gastronómicas de los turcos, seguido por otros fragmentos en los que apuntaba que los caballos en las tierras de esa gente eran tan numerosos como las ovejas en su propia tierra. Añadía información sobre el precio de aquellos caballos y cómo procedían a su doma. Como se puede comprobar, relataba con todo lujo de detalles aquello que veía y vivía. De esta manera, se nos muestra una rica descripción de infinidad de lugares durante sus tres viajes (ilustrados en el mapa).


Recopiló por escrito todas sus anotaciones con la ayuda del escritor granadino Ibn Yuzayy, quien al mismo tiempo reconstruyó algunas partes de los viajes de Batuta que se habían quedado sin documentar. En España, la obra se tradujo bajo el título A través del Islam. Existen varias herramientas que pretenden mostrar al público los viajes de este comerciante marroquí, pero lo mejor sin duda es leer el libro, eso sí, con un mapa delante.


0 comments:

Publicar un comentario