viernes, 5 de septiembre de 2014

Las máquinas de Miyazaki

Que Miyazaki ha sentido siempre una profunda pasión hace el acto de volar y las diferentes máquinas que el hombre ha inventado para tales propósitos, no es ningún secreto. Algo que siempre me ha causado gran fascinación es el diseño y la representación de dichos medios de transporte en las películas de animación de Hayao Miyazaki.



A través de sus películas comprobamos como el hombre, independientemente de su entorno o de los materiales disponibles, siempre se preocupa por surcar los cielos. Así, en películas como Porco Rosso  los hidroaviones son una pieza fundamental en toda la película. Lo mismo ocurre en Nausicaa, en donde, a pesar de desenvolverse la acción en un mundo postapocalíptico, la humanidad se las ha ingeniado para construir enormes naves voladoras. Pero no sólo aviones u otros tipos de máquinas voladoras disfrutan de un importante papel en las películas del director nipón, no es la primera vez que vemos un castillo entre las nubes (Laputa).


Como no podía ser de otra manera, su último filme, El Viento se Levanta, narra la historia de Jiro Horikoshi, un ingeniero nipón cuyo sueño de fabricar hermosas máquinas voladoras se frustra cuando comienza a trabajar como diseñador de aviones de combate para el ejército japonés.

A veces me pregunto si mi trabajo no me estará desviando, como a Jiro, de mi sueño. 

Para muchos, Miyazaki siempre será el niño que quería volar.







0 comments:

Publicar un comentario