jueves, 30 de abril de 2015

Una breve historia del cine de terror

El cine, en sus mismos comienzos, se puso rápidamente manos a la obra a adaptar grandes clásicos de la literatura gótica, creando así las primeras películas de terror y fundando un género cinematográfico. Esa tradición de historias góticas en el cine disfrutó de un cruce de géneros, con la acción, la fantasía o la ciencia ficción, que originaron muy diversas películas tras un largo proceso de transformación y maravillaron a todo tipo de públicos. Les presentamos al cine de terror.

Nosferatu 1922
Nosferatu 1922

De entre el conjunto de emociones que experimenta el ser humano, el miedo es posiblemente la más antigua de éstas. El pavor y horror que suscita lo desconocido nos atrae de la misma manera que nos repulsa, de la misma manera que nos tapamos los ojos cuando sabemos que algo terrible va a ocurrir en una película para, acto seguido, dejar una ventanilla entre los dedos a través de la cual podamos ver eso que tememos. Desde que el hombre ha empezado a contar historias se han creado todo tipo de personajes, humanos o no, asociados a todo ese tipo de fenómenos incomprensibles: vampiros, fantasmas, monstruos o el mal encarnado en el propio ser humano. La literatura comenzó a manifestar una primera oleada de historias de terror en el siglo XVIII, con el gótico inglés de la mano de Clara Reeve o Ann Radcliffe, que no tardaría en inundar Europa de norte a Sur. Sí, incluso en España hubo una primera manifestación de este género gótico a principios del siglo XIX, en donde monasterios, iglesias, castillos moros y la propia Inquisición se convertían en objetos de espanto.

El cine no fue ajeno a este movimiento que todavía hoy en día goza de gran presencia, y éxito, en novelas y películas. Así, tras más de dos siglos de desarrollo de un género de terror claramente definido, éste se separó de la novela gótica y ambos siguieron su propio curso. Los primeros directores de aquel cine sin sonido y en blanco y negro supieron utilizar el cinematógrafo para causar espanto en los espectadores. Empleando la gran variedad de contrastes y juegos de luces y sombras, los primeros maestros del cine fueron capaces de recrear el segundo elemento característico de este género, el ambiente. Lugares místicos y misteriosos, cementerios, castillos, casas aisladas del mundo que habían servido a aquellos escritores de la novela gótica, pero también lugares nuevos más alejados del gótico y propios del género del terror. Hablamos de psiquiátricos, hoteles o de las mismas calles de la ciudad al caer la noche.
faust 1926 Murnau
Faust, 1926 Murnau
Aquellas novelas góticas y cuentos místicos y fantásticos dieron lugar a las primeras manifestaciones del cine de terror, con la corriente artística del expresionismo alemán como máximo responsable. Grandes clásicos del cine de terror fueron filmados en esta época, como The Golem (1915) de Paul Wegener, The Gabinet of Dr. Caligari (1920) de Robert Wiene o el más que conocido Nosferatu (1922) de Murnau. Así, los primeros protagonistas de estas películas eran monstruos, como el Frankenstein de Mary Shelley, vampiros nacidos de las páginas de Bram Stoker o demonios recogidos en la obra de Goethe. Rápidamente el cine de terror se extendió por todo el mundo de la misma manera que había ocurrido con la novela gótica inglesa.

Ya en los Estados Unidos, con otro Hollywood muy diferente al de hoy, se dio vida al Fantasma de la Ópera, al Jorobado de Notre Dame o al Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Dentro de las innumerables películas de esta época encontramos Dracula (1931), The Ghoul (1933) o The Werewolf of London (1935). El mismo director de Dracula movido por su gran éxito, Tod Browning, filmó justo después la controvertida Freaks (1931), que fue completamente rechazada por el público tras poner en pantalla a personas deformes, enanos, jorobados y mutilados, que solo venían a mostrar la intolerancia de la sociedad de aquellos años. Fue en la década de 1970, con una sociedad más avanzada, cuando la película vio su definitivo éxito tras ser considerada una de las grandes obras maestras del cine.
dracula 1931
Dracula 1931
Los 50 introdujeron un nuevo tipo de horror, aquel originado por la tensión de la Guerra Fría en la sociedad, y los 60 supusieron el comienzo de adaptación de los relatos de Edgar Allan Poe, como The Pit and the Pendulum o The Fall of the House of Usher. También es aquí cuando Hitchcock filma parte de sus mayores éxitos, como Psycho o Birds y la época que marcó un antes y un después del cine de terror: se filma en 1968 Night of the Living Dead. En este momento sobrevino un cambio de gran importancia para la industria del cine, que vio en las películas de terror una mina de incalculable valor tras los grandes éxitos de taquilla de la década anterior. En 1970 el cine de terror se tornará más visceral, sangriento y violento, tras influenciarse también por películas del cine de acción y de ciencia ficción que también están teniendo éxito. Recordemos que a finales de esta década se filman Alien y Star Wars. Lejos quedan las pausadas y artísticas películas del expresionismo alemán y los primeros y brillantes comienzos de este género. Hollywood, con toda su maquinaria, plaga las pantallas de zombies, vampiros y otros monstruos, sobre todo aquellos en forma de psicópatas que permitían todo un carnaval de sangre, llevado a cotas muy elevadas en la serie Saw, ya en el siglo XXI.
Alien 1979
Alien 1979
Por último, se produce una recuperación sintomática de aquellos símbolos ya legendarios de la literatura gótica y del primer cine de terror. Así, se filman de nuevo películas cuyos protagonistas son de nuevo el conde Drácula, hombres lobo, brujas, demonios o fantasma; Underworld (2003), Van Helsing (2004), Day Watch (2006) o Dracula Untold (2014). Pero no es ya el terror el que domina estas producciones, no buscan horrorizar y perturbar al espectador, pues el género de acción y fantasía se han apoderado de los misterios de bosques oscuros, de los silencios de los castillos y de nuestras pesadillas. Quizá ahora, como en otras muchas ocasiones, haya que mirar hacia oriente, hacia Japón y la nueva ola de cine de terror nipón.

Queridos lectores, por último unas recomendaciones de cine de terror para este fin de semana.

0 comments:

Publicar un comentario